Salud
Gel comestible aplaza diálisis renal

Consumir 30 gramos del producto ayuda a pacientes con insuficiencia renal crónica a retardar el inicio de estas terapias. En pacientes con cirrosis, reduce el riesgo de encefalopatía hepática.


Haz del Canal de Salud tu página de inicio y entérate de las mejores investigaciones y recomendaciones para tu bienestar
Ciudad de México (México). Los pacientes con insuficiencia renal crónica podrán postergar la necesidad de ser sometidos a diálisis, gracias a un gel comestible que reduce los niveles de amino y urea en la sangre.

De acuerdo con Antonio Cruz, director general de Kuragobiotek, empresa que desarrolló el gel, consumir 30 gramos del producto diariamente durante un mes posibilita en algunos casos el control de los pacientes sólo con dieta y medicamento, sin recurrir a la diálisis, proceso artificial que sustituye la función del riñón: eliminar de la sangre toxinas dañinas para el organismo.

Aplazar la diálisis, afirma, permite a los doctores estabilizar al paciente y prepararlo para el proceso. "Los pacientes que ingresan a diálisis de urgencias y desnutridos tienen mayor riesgo de muerte, por lo que reducir las toxinas en su sangre daría tiempo para prepararlos medica y nutricionalmente para la terapia de reemplazo."

Además de ganar tiempo, el paciente mejora su calidad de vida pues el gel disminuye los síntomas de la enfermedad: nauseas, diarreas, dolor abdominal, etc.

El gel no es un medicamento sino un alimento funcional elaborado a partir de dos microorganismos probióticos: un lactobacilo rhamnosus y una bifidobacteria, y de inulina de agave Weber tequilana azul, esta última caracterizada molecularmente por especialistas de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

Los alimentos funcionales, señala Antonio Cruz, son diseñados para tener un impacto benéfico en la salud de las personas, más allá de la nutrición básica, esto mediante componentes biológicamente activos.

De acuerdo con estudios realizados para validar su funcionamiento, el producto reduce los niveles de amonio y urea en la sangre de pacientes con insuficiencia renal crónica aproximadamente entre 30 y 40 miligramos por decilitro (mg/dL).

El gel comestible podría beneficiar a los casi 100 mil pacientes con insuficiencia renal crónica y a los 8.3 millones de personas con insuficiencia renal leve que se estima hay en México, de acuerdo con cifras de la Fundación Mexicana del Riñón, quienes requerirán en algún momento de la diálisis para seguir viviendo.

Para sustituir la función del riñón, existen dos tipos de diálisis: la hemodiálisis y la diálisis peritoneal; métodos que en cualquier caso restan normalidad a la vida de las personas.

La primera implica conducir la sangre por unos tubos hasta una máquina llamada "riñón artificial", donde es filtrada; este procedimiento debe realizarse de dos a tres veces por semana, en sesiones de tres o cuatro horas, para lo que se requiere ir al hospital.

La otra alternativa consiste en colocar, mediante una cirugía, un catéter en la cavidad peritoneal del enfermo (zona abdominal), a través del cual se introduce un líquido estéril que captura los desechos, tras permanecer de 3 a 5 horas en el organismo. Después debe ser drenada, para posteriormente introducir una nueva carga de la solución estéril; este procedimiento debe realizarlo el paciente de 3 a 5 veces al día.

El gel creado ya se comercializa bajo el nombre de Ureless y se vende través del call center y la página de internet de Nutrimentos Inteligentes, socia de Kuragobiotek, para evitar el encarecimiento del producto, cuyo tratamiento mensual tiene un costo aproximado de 1600 pesos.

Protege también contra la encefalopatía hepática

Además del beneficio en la salud de los pacientes con insuficiencia renal, el gel comestible también reduce el riesgo de que pacientes con cirrosis desarrollen encefalopatía hepática, padecimiento ocasionado por la elevación de los niveles de amoniaco en la sangre y que puede llevarlos al coma.

El control de los niveles de amoniaco fue corroborado en un estudio realizado por investigadores de la UdeG a un centenar de pacientes con distintos grados de encefalopatía hepática.

En enfermos con un índice de 67 milimols de amoniaco en sangre arterial, por ejemplo, luego de 30 días de tratamiento, se logró reducir el amoniaco a 30 milimols, cantidad próxima al rango de esta sustancia en la sangre de personas sanas, que va de los 24 a los 27 milimols.

De acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana de Gastroenterología, en el país hay, en promedio, 24.1 pacientes con cirrosis por cada 100 mil habitantes, quienes en algún momento podrían desarrollar encefalopatía hepática, enfermedad que se presenta cuando el hígado no filtra adecuadamente el amoniaco que se produce en el intestino como resultado de la descomposición de las proteínas presentes en los alimentos.

El padecimiento tiene cuatro etapas; en la primera genera problemas de psicomotricidad, en la segunda, complicaciones a nivel cognitivo, en una tercera causa delirios y por último puede llevar al cirrótico al coma.

Hasta antes de que Kuragobiotek produjera este gel comestible, los pacientes cirróticos tenían como única alternativa de tratamiento la lactulosa, un prebiótico que debe combinarse con un antibiótico de no absorción intestinal; el inconveniente con este método es que produce distensiones abdominales (inflamación), diarreas y además tiene un sabor desagradable que algunos pacientes refieren como vomitivo, lo que provoca que abandonen el tratamiento y, como consecuencia, desarrollen una encefalopatía.

En el caso del gel comestible su sabor es dulce, similar al de una gelatina, por lo cual no existe un rechazo de parte de los enfermos.

Al igual que los pacientes con insuficiencia renal crónica, los enfermos con cirrosis deben consumir 30 gramos del gel diariamente para tener una mejoría, es decir, un par de sobres del producto.

El director de Kuragobiotek añadió que el periodo de vida de anaquel del gel es de 90 días y que debe permanecer a una temperatura de 4 a 14 grados, por lo que requiere refrigeración.

Si el producto no se conserva a dicha temperatura, se corre el riesgo de que el lactobacilo rhamnosus y la bifidobacteria, que son microorganismos vivos, mueran y que el tratamiento pierda su efectividad; además, el sabor puede dejar de ser dulce y acidificarse.

El producto, desarrollado con apoyos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), próximamente podría venderse en Brasil, de transferirse la tecnología mexicana a la Universidade Federal de Viçosa, lo que representaría el primer paso para la internacionalización del gel, el cual se tiene pensado exportar también a Estados Unidos, Japón y la Comunidad Europea.

Con información de Agencia de Noticias del CONACYT
 

Terra México

 
Más Información

Artritis

Riñón

Oncología

Artritis

Obesidad

Prevención

Día Mundial del Riñón

Diabetes
 
Tests

Accidentes Domésticos
¿Sabes prevenirlos? Descubre si estás preparado.




Calculadoras

Índice de masa corporal
Descubra si está por sobre o debajo de su peso ideal.





Peso:
Kgs.

Altura:
mts.


Documento sin título



Untitled